martes, 12 de julio de 2016

Unidad en el Espíritu y diversidad de Dones.

Vigilia Ecuménica de Pentecostés: I.E.R.B.A. 2016


1ra. CORINTIOS 12: 4-12. Diversidad y unidad en la iglesia de Cristo.
Somos diversos y somos uno en Cristo. Somos diferentes pero a la vez complementarios. En una misma comunidad de fe tenemos diferentes dones o carismas y cumplimos diferentes funciones, servicios o ministerios.
Uno mismo durante el transcurso de su vida desarrolla diversas actividades, oficios o tareas en su casa, en el trabajo, con sus círculos de amistades, con sus familiares... 
Pablo escribe a una iglesia dividida, la de Corinto. En el cap. anterior desarrolló el tema de la Comunión de la Cena, la Cena del Señor, y al principio de su epístola la cuestión de los partidos religiosos que se habían formado en el seno de la misma iglesia: unos dicen que derivan del liderazgo de Pedro, otros de Pablo, otros de Apolo, otros directamente de Cristo. Cristo no está dividido, afirma el apóstol Pablo, pero aquella iglesia sí.

Ahora bien, una cosa es tener diversos dones y compartir la comunión fraternal en una iglesia unida, y otra cosa es estar divididos por la causa que fuere:

● orgullos «denominacionales» (el origen particular de un sector eclesial),

por remitirnos a la memoria o la actuación presente de los líderes que mejor nos representan (somos herederos teológicos y espirituales de tal o de cual),

las actitudes maliciosas que provocan diferencias entre los más pudientes y los más pobres (I Cor. 11)

las molestias y los resquemores causados por las diferencias teológicas que promueven sectores cerrados y contrapuestos (I Cor 10; 14)

la distinta concepción de la ética cristiana (cap. 10), según la cual algunos tienden a ser más fundamentalistas o rigoristas con determinadas prácticas (comidas), mientras que otros son más liberales,

la soberbia de algunos que se manifiesta en una concepción altanera de la teología y la espiritualidad (los «espirituales» o «pneumáticos» versus los cristianos «comunes»).

Pablo ofrece así en esta carta un recorrido por varios problemas importantes que arrastraba aquella comunidad que él había fundado. Escribe entonces para poner algunos asuntos en claro, pues en su ausencia se habían suscitado estos debates, divisiones y conflictos que amenazaban la reputación de la vida y la misión de la iglesia en Corinto. Una cosa, entonces, es tener perfiles diversos, como diríamos hoy, y otra es atentar contra la vida comunitaria  a causa de ciertas actitudes vanidosas, autosuficientes y cerradas. A Pablo le duele esta situación y escribe para reencaminar a los corintios en la senda del amor fraternal (cap. 13). No hay otro camino para la vida cristiana. No hay otra opción. No se debe ser cristiano y vivir encerrado en sí mismo. Si somos de Cristo nos debemos de una u otra manera a quienes también son de Cristo. No es lícito amar a Cristo y odiar (o faltar el respeto) a nuestros prójimos más inmediatos, los que tenemos en la iglesia.

Algunos sabrán más de teología; otros llevarán una vida espiritual admirable; otros tendrán el poder de la oración que sana; otros serán visitadores para llevar un consuelo a corazones afligidos; otros podrán realizar el discernimiento de los discursos o  testimonios a los efectos de verificar si vienen de Dios o de un interés individual; otros tendrán el don para predicar; otros, para interpretar los mensajes de personas que se manifiestan por la glosolalia… Y la lista podría seguir. Si tuviéramos en la misma iglesia los mismos dones sería aburrido y nos faltaría vida, chispa, sorpresa, la novedad de lo diferente. La imagen del cuerpo es bien clara y no necesita mucha explicación: somos muchos y diferentes miembros pero participamos de un mismo cuerpo, la iglesia de Cristo en el mundo.

Pero la diversidad debe ser ordenada, organizada de alguna manera, de lo contrario se convierte en caos. Y la iglesia no tiene por qué vivir en un caos, en una permanente indefinición o nebulosa que no se sabe bien qué hace y quiénes se ocupan de esto o lo otro. La diversidad es necesaria, pero la sana organización también, es decir, la buena coordinación entre las partes o miembros.  El entusiasmo en la vida espiritual es muy importante pero debe ir acompañado de una coordinación comunitaria. No todo se puede reglamentar y no es bueno exagerar con las reglas; pero la libertad necesita de un marco para que sea viable y tenga una expresión verdaderamente comunitaria. Me parece que Pablo tenía esto en mente cuando escribió a los corintios, es más, lo expresa con estas palabras: «todo me está permitido, pero no todo es provechoso; todo me está permitido, pero no todo edifica. Ninguno debe buscar su propio bien, sino el bien del otro.» (I Cor 10:23-24).

Pastor Alvaro Michelín Salomón.

martes, 10 de mayo de 2016

EL BUEN SAMARITANO


25 En ese momento, un intérprete de la ley se levantó y, para poner a prueba a Jesús, dijo: «Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?» 26 Jesús le dijo: «¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees allí?» 27 El intérprete de la ley respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente, y a tu prójimo como a ti mismo.» 28 Jesús le dijo: «Has contestado correctamente. Haz esto, y vivirás.»

Pero aquél, queriendo justificarse a sí mismo, le preguntó a Jesús: «¿Y quién
es mi prójimo?» 30 Jesús le respondió: «Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones, que le robaron todo lo que tenía y lo hirieron, dejándolo casi muerto. 31 Por el camino descendía un sacerdote, y aunque lo vio, siguió de largo. 32 Cerca de aquel lugar pasó también un levita, y aunque lo vio, siguió de largo.33 Pero un samaritano, que iba de camino, se acercó al hombre y, al verlo, se compadeció de él 34 y le curó las heridas con aceite y vino, y se las vendó; luego lo puso sobre su cabalgadura y lo llevó a una posada, y cuidó de él. 35 Al otro día, antes de partir, sacó dos monedas, se las dio al dueño de la posada, y le dijo: «Cuídalo. Cuando yo regrese, te pagaré todo lo que hayas gastado de más.» 36 De estos tres, ¿cuál crees que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones?» 37 Aquél respondió: «El que tuvo compasión de él.» Entonces Jesús le dijo: «Pues ve y haz tú lo mismo.»
Lucas 10:25-37
 
Reina Valera Contemporánea (RVC) - Copyright © 2009, 2011 by Sociedades Bíblicas Unidas

La misión de la iglesia implica entre otras cosas el hacerse prójimo de… Una iglesia no se compone de individuos aislados entre sí. De la identidad del ser iglesia forma parte el sentido de proximidad, de acercamiento, de salir al encuentro de otras personas.
Salir al encuentro de = salir del encierro individualista.
Jesús se hizo nuestro gran Buen Samaritano, nuestro gran Prójimo. Si algo vamos aprendiendo del Evangelio es para que lo pongamos en práctica.