miércoles, 20 de agosto de 2014


«Hoy» es un don de Dios”

Este día pertenece a Dios, te lo da, vive el día de hoy, Dios te lo da, está en ti, vive en Él.

El día de mañana pertenece a Dios, no te pertenece.

No pongas sobre el mañana la preocupación de hoy, el mañana pertenece a Dios, déjaselo.

El momento presente es una frágil pasarela, si la cargas de los pesares de ayer o de las preocupaciones de mañana, la pasarela cede y te hundes.

El pasado, Dios te lo perdona, el futuro, Dios te lo da, vive el día de hoy en comunión con Él.

(V. Schmid)

FIESTA DE LA FRATERNIDAD VALDENSE

En el siglo diecinueve, en Italia, se conmemoraba el 15 de agosto el día de la virgen María, por lo cual era una festividad nacional.
Desde mediados de ese siglo, las comunidades valdenses alpinas de la región del Piamonte, Italia, coincidentemente empezaron a reunirse ese día, con encuentros que fueron un motivo de resistencia, porque les estaba prohibido trabajar, aún en sus propios campos. Poco a poco esos encuentros fueron adquiriendo mayor entidad, hasta hacerse multitudinarios. En los Valles alpinos, aún hoy, es una jornada al aire libre, y dada la benignidad del clima veraniego -hemisferio norte- se realiza una caminata y concentración de todas las comunidades en algún punto de la montaña, lugar que cambia año a año. La celebración consiste en una reflexión bíblico teológica y predicación, cantos, exposición por distintos oradores de temas de la vida y la misión de la Iglesia en la región y en el mundo. Es un tiempo de caminata, reflexión y canto y especialmente de confraternización social entre comunidades y familias. Siempre se reciben a delegaciones de valdenses y amigos de otros países.
Oficialmente y por resolución del Sínodo, las comunidades Valdenses de Italia establecieron en 1949, la celebración del “Día de la Fraternidad Valdense”, el 15 de agosto de cada año. El Sínodo de las comunidades Valdenses en Uruguay y Argentina, realizado en 1950, ratificó esa decisión sobre este encuentro.

El Día de la Fraternidad Valdense es un tiempo en que los valdenses comparten como comunidades, pero abierto a toda la población, donde se resignifica su memoria, su fe, su comida y su cultura en general. En nuestra región las comunidades suelen trasladarlo al domingo más cercano al 15 de agosto.

Fuente: Iglesia Colonia Valdense.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
... Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:
«¡ Paz a ustedes!»
... y sopló sobre ellos, y les dijo: «reciban el Espíritu Santo»
(Juan 20: 19 b y 22 a)

 
ANALISIS y REFLEXION de: Juan 20:19-23

El denominado "Pentecostés juanino" enlaza la crucifixión y la resurrección de Jesús con la donación de su Espíritu a los discípulos. Estamos ubicados el mismo día de Pascua, "cuando llegó la noche de aquel día, el primero de la semana" (Jn.20:19a). Se supone, por el contexto, que los discípulos están en Jerusalén. Veamos algunos énfasis del relato.

* Los discípulos están encerrados por miedo de los judíos. Esto puede tener dos connotaciones: por un lado, la historia original de esos días de Pascua en los cuales ocurrieron acontecimientos que conmocionaron la ciudad, habida cuenta de las opiniones divididas en torno de la persona de Jesús. Por otro lado, esta apreciación ("por miedo a los judíos") puede estar reflejando la ruptura entre el movimiento cristiano y los judíos hacia fines del Siglo I. Sea como fuere, el hecho es que el temor se apodera de los seguidores de Jesús, algo que también se da en las mujeres que van al sepulcro el día de Pascua (véase Mc.1:8ss).

El encierro físico puede simbolizar el encierro espiritual. La muerte de Jesús conduce a muchos al aislamiento. Un drama imprevisto, una catástrofe, un sacudón emocional, pueden provocar actitudes "defensivas" frente a la "agresión" psíquica externa y conducir a un repliegue de la persona o de un grupo. Si ese repliegue se prolonga mucho tiempo, la persona o el grupo continúan viviendo en un duelo permanente. Los psicólogos hablan de la "elaboración del duelo", es decir, del tiempo necesario que se necesita para recuperarse de un dolor profundo.

* "Llegó Jesús y, puesto en medio, les dijo... "Faltaban Judas y Tomás (cf.Jn.20:24). El misterio de Pascua está obrando. El Resucitado trasciende las barreras naturales y físicas de nuestra condición humana y de nuestro mundo. El evangelista no explica cómo pudo entrar Jesús en el recinto cerrado. Lo importante es que se hace presente entre los suyos. Se trata de la nueva presencia de Jesús, que hace posible un cambio real para los discípulos. Estos habían seguido a Jesús; Jesús no abandona a los suyos, aunque la tragedia más extrema y la separación más dolorosa sacudan los cimientos de la existencia. Llega Jesús para hablar a los suyos y encomendarles una misión. Y misión es apertura y comunicación.

* "¡Paz a vosotros!". Antes había dicho: "La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo." (Jn.14:27). Jesús da la paz porque es la paz. Pero no es la pax romana del Imperio que somete por las armas, los soldados y el sometimiento de varios millones de esclavos (se calcula que había unos 3 millones de esclavos sólo en Italia en el tiempo del emperador Octavio Augusto). Jesús es la paz atravesada por la cruz, y en ella está su gloria.

El saludo de paz del Resucitado es, a la vez, la confirmación a los discípulos de que la misión de Jesús continúa. Ahora será llevada adelante por sus seguidores, mientras tanto salgan de su encierro. No les promete un futuro color de rosa, pues ya les había advertido: "Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo." (Jn.16:33). Jesús ha vencido al mundo del Imperio Romano, al mundo de los soberbios, al mundo de los que buscan preservar a toda costa sus puestos de poder y privilegio. La resurrección del Señor hace de Jesús el Emperador de los creyentes, reinando mediante la paz de Dios entre aquellos que, para el mundo, pueden representar lo despreciable y secundario. La cruz que pueda imponer el mundo puede ser superada: Jesús lo demostró.

* Las manos y el costado de Jesús resucitado operan como muestra y prueba de su presencia. El verbo griego déiknumi significa "mostrar, señalar; revelar; explicar; probar". Un momento similar a éste será crucial para Tomás ocho días después (Jn.20:26ss). Jesús resucitado no es un fantasma o un alma errante: es cuerpo y espíritu, es El mismo (cf. la teología paulina de la resurrección de los cuerpos en I Cor.15).

* "¡Paz a vosotros!: como me envió el Padre, así también yo os envío". (Jn.20:21b-c). Jesús repite el saludo y exhorta a la misión. El Padre envió a Jesús al mundo; ahora Jesús envía a sus discípulos al mundo (cf.3:17; 17:8,18,21,23,25). El verbo apostelo aparece 28 veces en el Evangelio de Juan, y 131 veces en todo el Nuevo Testamento. Los discípulos no pertenecen al mundo pero son enviados a él. El mundo debe creer, y para ello se impone como una señal fundamental la unidad de los cristianos. Jesús vino al mundo para salvarlo, no para juzgarlo irremediablemente por sus pecados. Jesús ha sido la proyección del Padre en este mundo, en la piel de un ser humano: "Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre." (Jn.1:14). El mensaje de Dios se encarnó entre nosotros, se hizo persona humana, hasta el punto de experimentar la crucifixión.

En ese sentido, la encarnación de Dios en Jesús es el símbolo y referencia fundamental de la encarnación de los discípulos en su acción misionera en el mundo. Dios se ha identificado con la humanidad y se ha aproximado a ella hasta convivir como una persona de nosotros. En eso consistió precisamente su gloria y en esa condición residió la verdad de vida de Jesús. Dios ama a este mundo. Y el Resucitado no saca a los suyos de la sociedad, pues la misión se va a desarrollar en el ámbito mismo donde un imperio político, económico y social gobierna los destinos y las cruces de millones de personas.

* "Y al decir esto, sopló y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo...»" (Jn.20:22). Cuando Jesús muere en la cruz, dice el evangelista Juan que Jesús expresó: "¡Consumado es! [o: "todo está cumplido"]. E inclinando la cabeza, entregó el espíritu." (Jn.20:30). Ahora, como Resucitado, Jesús entrega su Espíritu a los suyos, ya no como señal de muerte sino como señal de vida nueva. Proyecta en ellos la misión que El había empezado. Sin el Espíritu de Cristo, la misión de Cristo a cargo de sus seguidores se vuelve imposible de cumplir. Después de la partida del Señor será el Espíritu su sustituto (cf.14:16s; 16:7). El Espíritu es el Consolador o Abogado defensor (Jn.14:16s,26; 15:26; 16:7) en un mundo amenazante, problemático, difícil para las primeras generaciones de cristianos.

El que crea en Jesús será como un manantial de agua viva (cf.Jn.7:37ss), ya que su Espíritu viene con la fe. Hay una misión del Espíritu: a) referida a Jesús, "El os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho" (14:26b); "El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo haré saber." (16:14).- b) Referida a los discípulos y a los creyentes en general: "El dará testimonio acerca de mí. Y vosotros daréis testimonio también, porque habéis estado conmigo desde el principio" (15:26c-27).- c) En relación con el mundo: "Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio" (16:8).

* "A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados, y a quienes se los retengáis, les serán retenidos." (20:23). Así de tremendos son el desafío y la responsabilidad de la comunidad cristiana. La comunicación de esta exhortación o imperativo tendrá su proyección en la constitución de la iglesia institucional. En Mt.16:19, las palabras de Jesús están dirigidas a Pedro de manera personal; en Mt.18:18ss, a la comunidad de los discípulos, así como en Jn.20:22.

La vida necesita constantemente del juicio y del perdón, de la crítica y la reconciliación. El Espíritu de Cristo deja al descubierto los pecados que se oponen al movimiento de Cristo, las injusticias del mundo y el juicio del "Príncipe de este mundo" (cf.Jn.16:8ss). Los seguidores de Jesús deben discernir con precisión las diferencias entre el mundo del pecado y el mundo de Cristo. El perdón o el juicio que se ofrecen no serán el fruto de una decisión individual sino la consecuencia de una resolución madura y tomada en comunidad. Por eso mismo Jesús ora en favor de la unidad de los suyos y que el amor del Padre permanezca en ellos (Jn.17). Si hay amor y unidad, las decisiones importantes a tomar serán resueltas con mayor facilidad y en un clima de fraternidad.

Las presentes palabras de Jesús resucitado ya presuponen la existencia de conflictos reales en el cristianismo primitivo, tanto interiormente como en relación con la vida "exterior".

Asimismo, la exhortación tan delicada e importante que El dirige, supone la prolongación de la historia del mundo y la misión continuada de la iglesia en la sociedad.
 

Álvaro Michelin Salomon

(Tomado de: A. Michelin Salomon, con la colaboración de Wilma Rommel: “Estudios Bíblicos para caminar con el Pueblo de Dios – Nuevo Testamento”, C. Valdense, Uruguay, Ed. de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata, 2004, pp.125-128).
 
 
 
“El amor es la mayor fuerza terapéutica que existe; es la mayor contribución de la iglesia a la salud mental de la Humanidad, junto al perdón de Dios y el nuestro”
J. León.